Tortilla de guisantes

No entiendo porque o como a la gente no le pueden gustar los guisantes. Pero si tienen un sabor muy suavecillo!

Enfin… para hacer mi tortillita utilicé;

  • 1 lata de guisantes
  • 1 taza de guisantes congelados
  • 4 huevos
  • 1 cebolla
  • Aceite
  • Sal

Como dije en el post anterior … las recetas que pongo hoy son recetas fáciles y rápidas… perfectas para aquellos que no tenemos mucho tiempo al mediodia de cocinar.

Para hacer la tortilla utilicé dos tipos de guisantes (ya se tendría que haber utilizado de los naturales, pero enfin … así es más rápido). Lo primero que hice fue descongelar los congelados y sacarle el agua a estos y a los de lata.

Después, pelé y corté bien la cebolla en cuadraditos de un cm más o menos. Puse a batir los huevos y los dejé de lado en un bol. Calenté aceite de oliva y cuando estaba caliente añadí la cebolla y los guisantes. Al cabo de unos minutos lo saqué y los añadí a los huevos.

Más tarde, volví a poner la tortilla en la sartén y la hice vuelta y vuelta a fuego lento, igual que cuando haces una tortilla de patatas.

IMG_3348 IMG_3354

La segunda foto es de la tortilla que me la llevé para comer a la EOI con unos pedazos de seitán casero y tomatitos kumato y otros secos.
A pesar de su color verde intenso, característica que mucha gente confunde y clasifica como ‘verdura’, los guisantes forman parte del grupo de las leguminosas. Sin embargo, parte de razón no les falta, ya que durante estos meses de primavera se recolecta una variedad de guisantes tempranos, conocidos con el nombre de tirabeques, cuyos granos frescos y tiernos tienen una composición nutricional que se asemeja más a las verduras, debido a su mayor contenido en agua y ser menos harinosos (especial relevancia en el aporte energético). Merece la pena aprovechar la temporada, para consumir los guisantes frescos, pues el resto se pueden comer durante todo el año.
En cuanto a nutrientes, esta legumbre es rica en vitamina A, vitamina C, carotenoides y vitamina K y minerales como el potasio, el fósforo y el magnesio, todos ellos junto con un buen aporte de fibra y proteínas de origen vegetal, confieren este alimento como típico de la dieta mediterránea. Se aconseja el consumo de legumbres a 3 veces por semana.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s